Cómo Deshacerte de Manchas en la Piel

Cómo Deshacerte de Manchas en la Piel1shares

¿Te has dado cuenta que tienes algunas manchas en tu piel que son poco estéticas y no sabes cómo deshacerte de ellas? Pues bien aquí podrás ver cómo tener una piel más radiante, tersa, sin puntos negros, manchas de la edad u otras peculiaridades. Con algunos baños químicos, métodos aclarantes o, si prefieres, algunos remedios caseros puedes deshacerte de estos inconvenientes.

En primer lugar, para combatir el problema debes conocer su causa para decidir cuál es la forma correcta de tratarlo y evitar su futura aparición. Estas imperfecciones en la piel se deben a una producción elevada de melanina que es el químico que da color a la piel. Pueden ser generadas por exposición al sol, problemas hormonales o por efectos secundarios de algunos medicamentos. Lo más recomendable es que antes que nada visites a un dermatólogo; él podrá darte un buen diagnostico e indicarte el tratamiento correcto. 

Dado que las manchas en la piel son un problema común, han surgido muchos productos en el mercado que prometen una solución. Una visita al dermatólogo te ayudará a conocer cuál de estos tratamientos realmente podría ayudarte, además de descartar la posibilidad de que tengas algún tipo de melanoma o cáncer y prevenirlos. Algunos de los mejores productos dermatológicos solo puedes obtenerlos con prescripción médica.

El dermatólogo te va a formular algunas preguntas acerca de tu estilo de vida, tales como: ¿Usas frecuentemente camas de bronceado o te bronceas al sol? ¿Tienes alguna condición médica por la cual estas medicado? ¿Estas embarazada o tienes algún tipo de tratamiento hormonal? ¿Tienes acné severo, cicatrices o alguna condición de la piel a largo plazo? Con esta información él podrá descartar si tienes algún problema como:

• Lentigos: normalmente son causados por la exposición al sol.

• Melasma: causados por problemas hormonales. Pueden aparecer durante el embarazo o la menopausia. También puede ocurrir por alguna disfunción tiroidea.

• Hiperpigmentación post-inflamatoria: este tipo de manchas son generadas por alguna herida o “trauma” en la piel, como quemaduras, acné o algunos tratamientos que suelen ser muy agresivos para la piel.

Una vez que conoces las causas de tu problema y cuentas con ayuda profesional puedes comenzar a trabajar en su solución. Lo primero es saber cómo prevenirlo.

1. Limita tu exposición al sol: estar demasiado tiempo expuesto a los rayos ultravioleta podría agravar tu problema. Cuando se trata de prevención lo primero es mantenerte alejado de los rayos más fuertes, usando la ropa adecuada o protector solar. También evita el uso de camas de bronceado, este tipo de prácticas son demasiado agresivas para tu piel.

2. Mantén tus manos lejos de tu cara: de ninguna manera intentes pellizcar, frotar o tocar las espinillas. Mientras más las toques más probable es que se conviertan en una mancha.

3. Haz un inventario de tus medicamentos: si tienes melasma causado por tomar algunos medicamentos quizás puedas deshacerte del problema cambiándolos, mientras sea posible para ti. Discute esto con tu doctor para que juntos encuentren una solución para tu problema.

4. Vigila los tratamientos profesionales: antes de realizarte una cirugía plástica o algún baño químico profundo verifica que sean realizados por profesionales e investiga qué clase de consecuencias pueden tener sobre tu piel.

Lo primero que puedes probar para solucionar tu problema son los remedios caseros. Suelen ser más saludables y más amigables con tu piel, simplemente debes tener cuidado de realizarlos correctamente. Para empezar, puedes probar frotando tu piel con limón; ésta práctica se ha utilizado por siglos para aclarar la piel. Empapa una bola de algodón en el jugo de limón y colócala donde tengas las manchas. Deja actuar el limón por 20 minutos y luego enjuágalo. Haz esto una o dos veces al día, y si lo prefieres puedes usar también jugo de naranja, pomelo o lima de la misma forma.

Intenta también haciendo una mascarilla de limón y miel, mezcla el jugo de limón con dos cucharaditas de miel, aplícalo en la zona afectada y déjalo actuar por 30 minutos, luego enjuaga bien. Mezcla una cucharadita de agua con leche en polvo y el jugo de tu fruta cítrica favorita, que quede como una pasta suave, masajéalo en tu piel y luego enjuaga.

Con la vitamina E también puedes combatir este problema, bien sea aplicándola directamente en tu piel o ingiriéndola, puede ser en forma de pastillas o incluso incluyéndola en tu dieta diaria de fuentes naturales, como las nueces, almendras, maní, semillas de girasol, aceite de germen de trigo y damascos secos. La vitamina E es un poderoso antioxidante, regenera las células dañadas y fortalece las nuevas. 

La papaya contiene la enzima papaína que ayuda a exfoliar la piel y ayuda al nacimiento de nuevas células. La papaína está más concentrada si la papaya sigue verde, contiene vitamina C y E, así que puedes intentar simplemente aplicarla directamente sobre tu piel, dejarla actuar de 20 a 30 minutos y enjuagar. Debes hacer esto dos o tres veces por día. También, con el procesador de alimentos puedes hacer una mascarilla facial. Déjala actuar por 30 minutos y enjuaga.

Uno de los remedios caseros más conocidos cuando se trata de imperfecciones en la piel es el Aloe Vera que proviene de la sábila. Simplemente extrae la pulpa de la planta y aplícala directamente sobre tu piel. Puede que la consigas en tiendas como “Aloe Vera puro”.

Por último, corta una cebolla roja en pedazos, colócala en el procesador de alimentos y deja esta pasta actuar sobre tu piel por 15 minutos y después enjuaga. Utiliza una bola de algodón para hacerlo.

Si ya intentaste con los tratamientos caseros y quieres probar algo un poco más agresivo puedes intentar con algunos tratamientos ya probados. Comienza con exfoliación manual, ya que posiblemente las manchas se encuentren solo en la parte superior de tu piel y la exfoliación consiste precisamente en remover la parte superior de la misma. Encuentra un exfoliador que contenga partículas pequeñas que puedan raspar suavemente la parte más externa de la piel, incluso puedes mezclar almendras crudas o harina de avena en tu exfoliante regular, masajéalo en círculos sobre tu piel. Los exfoliadores eléctricos llegan un poco más profundo que tu exfoliante estándar, trabajan de forma amigable retirando las células muertas de tu cara y puedes obtenerlos en cualquier tienda 

Puedes intentar con un tratamiento de ácido sobre la piel. La aplicación de algunos ácidos ayuda a remover la capa superior de la piel y las células muertas permitiendo que las nuevas células crezcan y la piel rejuvenezca. Este tipo de tratamientos están disponibles con y sin prescripción médica. Existen los ácidos alfa-hidroxi como el cítrico, láctico y glicólico, son derivados de algunos alimentos y exfolian la piel de forma efectiva. También existen los ácidos beta-hidroxi también conocido como ácido salicílico, es utilizado en numerosos productos para el acné como limpiador, crema, cera y purificador. Por último un ácido también utilizado es el retinóico, que contiene gran cantidad de vitamina E. Si estás buscando un producto sin prescripción procura que contenga una combinación de hidroquinona, soya, calcio y ácido azelaico. 

La exfoliación química puede ser tu solución. La misma literalmente remueve la capa superior de tu piel que normalmente contiene ácidos y viene en diferentes niveles de agresividad para tu piel. La menos agresiva contiene los ácidos alfa-hidroxi antes mencionados. La media se realiza normalmente dos veces por semana y no es recomendada para personas con piel oscura porque podría causar más manchas. La más agresiva contiene fenol como su ingrediente activo, actúa de manera profunda y es aplicada bajo anestesia. 

Intenta la “microdermoabrasión”, utiliza pequeños cristales para “explotar” las manchas de la piel. No es recomendado realizar este procedimiento con mucha frecuencia ya que tu piel necesita tiempo para recuperarse de estos tratamientos tan profundos.

Finamente prueba los tratamientos laser. Las áreas oscuras son simplemente vaporizadas por el láser y tu piel regenera el daño con células nuevas. Este tratamiento es súper efectivo pero es sumamente costoso y doloroso. 

De alguna de estas formas podrás librarte de tu incomodo problema de manera saludable y sin graves consecuencias, siempre que estés supervisado por un profesional. 

DEJANOS SABEN TU OPINION
TE LO RECOMENDAMOS
TU PUEDE INTERESAR